Estamos comprobando cómo el COVID-19 está haciendo que las personas reconsideren dónde vivir, cómo viajar, trabajar, abastecerse, en definitiva cómo desenvolverse en su día a día. Las empresas se enfrentan a esta realidad, que cambia rápidamente, y aquellas que puedan diseñar y ejecutar respuestas rápidas, innovadoras y flexibles estarán mejor posicionadas para resistir a los cambios y prosperar. La pandemia de COVID-19 ha demostrado que quizás más que cualquier otra cosa, el éxito empresarial puede depender de su adaptación al cambio.

Cuando golpeó la pandemia, muchas organizaciones, principalmente las dedicadas a servicios, dieron prioridad a la continuidad del negocio. La atención se centró en proteger el bienestar de sus empleados mientras se trasladaba la actividad principal a la modalidad de trabajo remoto, dotándose de herramientas para teletrabajo y reforzando la capacidad y seguridad de las comunicaciones. Pero la realidad es que puede que esto no sea suficiente.

En la llamada “nueva normalidad”, donde la interrupción de la actividad cotidiana y los confinamientos locales podrían estar a la vuelta de la esquina, muchas empresas necesitan impulsar la posibilidad de anticiparse y adaptarse con velocidad y resistencia a medida que cambien las condiciones comerciales. Necesitan la capacidad de escalar hacia arriba o hacia abajo rápidamente en función de la demanda de carga de trabajo.

En BECUS Ab, la experiencia de trabajar con nuestros clientes antes y durante la pandemia nos ha permitido identificar un modelo de servicio más dinámico para las empresas que, desde nuestro punto de vista, se basa en tres pilares fundamentales: disponer de procesos mejorados y adaptados a una operativa sin presencia física, sin contacto; asumir unas condiciones laborales flexibles; y dotarse de una infraestructura tecnológica adecuada. Tomados en conjunto, estos componentes tienen el potencial de acelerar la velocidad y escalado de la operativa, mejorar la confianza de los clientes y desarrollar la resistencia y seguridad del negocio

La base de este nuevo modelo de servicio se encuentra en los procesos, mejorados y diseñados para la entrega sin contacto. Esto implica métodos de prestación de servicios más automatizados y virtualizados, que ayuden a mejorar la eficiencia de los empleados y escalar rápidamente la ejecución de dichos servicios. Y al mismo tiempo, los equipos pueden utilizar soluciones colaborativas virtuales que aplican para diseñar, innovar y crear nuevos respuestas a las necesidades de los clientes.

Pero establecer este modelo dinámico va mucho más allá de los procesos por sí solos. Requiere liderar, involucrar y permitir que los empleados trabajen donde sea que estén. Significa desarrollar la capacidad para movilizarse rápidamente y que puedan contactar con los clientes y resolver problemas rápidamente de manera remota.

Finalmente, creemos que el modelo comienza con una infraestructura fiable, segura y escalable. Debe estar compuesta por una red de comunicaciones robusta que pueda soportar el trabajo desde casa y ubicaciones no tradicionales o co-ubicación física en sitios según requieran las condiciones comerciales. También incluye dotarse de herramientas para la colaboración e innovación por parte de los empleados, así como prácticas y políticas integradas de seguridad y privacidad para ayudar a proteger la información y reducir la exposición al riesgo.

Sabemos que la implantación de estas medidas conlleva una serie de desafíos, por ejemplo en aspectos de contratación, medidas laborales y organizativas, nuevas formas de trabajo, arrendamientos, nuevos servicios tecnológicos externos que garanticen la continuidad de nuestro negocio en cualquier circunstancia,   etc.. En BECUS Ab le asesoramos legalmente en el proceso de adopción de la nueva normalidad, le ayudamos a implantar las mejores condiciones que permitan a su empresa dar respuesta a sus clientes, garantizando la seguridad jurídica de sus medidas en todos los ámbitos: laboral, mercantil, marketing, fiscal, etc.

El futuro nunca es 100% claro, especialmente cuando el mundo ha sufrido un shock global tan severo como la pandemia COVID-19, cuyo impacto social y económico está siendo muy duro. Pero dado que siempre vivimos con incertidumbre, un proceso formal de adaptación a la nueva situación puede ayudar a que las empresas no solo sobrevivan, sino que también estén preparadas para prosperar, pase lo que pase.

Desde el comienzo de la pandemia, en BECUS Ab estamos cerca de nuestros clientes. El valor fundamental de nuestro despacho es el trato personalizado al cliente que hemos reforzado con nuestro ánimo de ofrecer siempre el mejor servicio, allá donde se encuentre.

Blanca Alejos

Directora Comercial

Abrir chat
Hola, soy Blanca. En que le puedo ayudar
Hola, soy Blanca. ¿En que le puedo ayudar?
Powered by
91 435 60 15